cirugia nasal roncar

El papel de la nariz en el ronquido

Es popularmente sabido que la obstrucción nasal predispone al ronquido. De hecho, seguramente casi todos habremos experimentado noches con ronquido en momentos de catarros o congestión nasal.

Esto se produce porque la nariz obstruida produce un aumento en la resistencia respiratoria junto a un aumento en la presión a la hora de inspirar el aire. Todo ello conlleva a la obstrucción con ronquido, e incluso al colapso respiratorio con apneas. Por tanto, la relación entre obstrucción nasal, ronquido y excesiva somnolencia diurna ha sido claramente reconocida en diversos estudios.

Además, diversos estudios relacionados con el ronquido y el Síndrome de Apnea del Sueño han demostrado que tras la cirugía nasal se mejoran los ronquidos, así como la somnolencia diurna, e incluso una mejora del número de apneas tras la única actuación sobre la nariz.

Sin embargo, los resultados de la Prueba del Sueño o Polisomnografía relativos al número de apneas no se modificaron tras la cirugía nasal. Y, además, se observó que los individuos con menor índice de masa corporal, menor somnolencia y más baja posición de la lengua, tuvieron menor tasa de éxito que los otros.

En conclusión y para entendernos, la obstrucción nasal es uno de los factores que determinan el ronquido. No suele ser el sitio de obstrucción primario, con lo que la sola actuación sobre la nariz, no suele curar el ronquido, pero su investigación y resolución de la posible obstrucción se hace necesaria para poder resolver el problema de roncar. Además, es importantísimo la resolución de la obstrucción nasal si el individuo va a utilizar una CPAP.

Tags: